10 Razones por las que es difícil perder peso - Ambiciosa

10 Razones por las que es difícil perder peso

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

¿Has probado incontables métodos para perder peso y nada parece funcionar? Si es así, no eres la primera ni la última en hacerlo. Lo cierto es que, para algunas de nosotras, perder peso no es tan fácil como lo pintan por ahí.

No solo es cuestión de comer sano o hacer ejercicio, hay otros factores que influyen de forma negativa y complican mucho más las cosas. Echemos un vistazo a las 10 razones más comunes por las que es difícil perder peso.

1. Los sistemas de auto defensa de tu cuerpo

Muchas veces nos convencemos (o nos han convencido) de que nuestra determinación y decisión es lo único importante a la hora de perder peso. ¡Nada más lejos de la realidad! Aunque es cierto que nuestra actitud juega un papel muy importante, también es verdad que nuestro cuerpo puede complicarnos las cosas un poco.

Una explicación muy razonable la encontramos en el centro de nuestro cerebro: la homeostasis, proceso controlado por el Hipotálamo, quien regula nuestro sistema endocrino. Y es que, a nuestro cuerpo le encanta mantenerse con el peso ganado por un “por si acaso”. (Muchas veces debido a las dietas extremas a las que lo hemos sometido).

Entonces, cuando nos disponemos a realizar una dieta… nada funciona. ¿Por qué? Pues, porque entre menos calorías consumimos, más nos cuesta quemar las que ya tenemos.

Por otro lado, cuando te dispones a restringirte con la comida tus hormonas pueden jugar en tu contra. Al hacerlo, el nivel de leptina disminuye y el cerebro le dice al cuerpo que necesita MÁS comida para tener energía. Asimismo, se reduce la producción de algo llamado “amilina”, hormona encargada de hacernos sentir satisfechas.

¿Ves que tu cuerpo a veces no quiere colaborar?

2. Consumir demasiada azúcar y carbohidratos

Pero CLARO, no le vamos a echar toda la culpa a nuestro cuerpo y hormonas (aunque si se trata de un problema hormonal lo mejor es tratarlo con el especialista). Es aquí donde entra en juego el problema MÁS común: la ingesta excesiva de carbohidratos y azúcares.

Y sí, aquí se incluyen el pan, la pasta, el arroz, las papas fritas el helado… y por supuesto, ingerir tales alimentos no nos ayuda a perder peso. ¿Por qué? Al hacerlo nuestro cuerpo aumenta la azúcar en la sangre y con eso, sube la insulina. Cuando estos niveles son altos, se dificulta muchísimo la quema de grasa –por más ejercicio que hagas- y tu cuerpo empieza a almacenarla.

3. No beber suficiente agua

Este es otro punto que muchas veces nos cuesta poner en práctica. Siempre se nos ha dicho que debemos beber al menos 2 litros de agua al día, pero la verdad apenas nos bebemos unos 4 vasitos. Y bueno, estaría de más exponer todos los beneficios que trae tomar la cantidad justa de agua durante el día.

Además de desintoxicarnos y proveernos energía, el agua puede aliviarnos la sensación de “hambre” que tengamos. Y es así, a veces terminamos comiendo y llenándonos de dulce cuando la verdad lo que nos hace falta es un refrescante vaso de agua. Es FUNDAMENTAL que tomes agua para que tu cuerpo trabaje correctamente.

4. Llevar una vida sedentaria

Recientemente, no son pocas las personas que trabajan desde casa, ya sea sentado frente al ordenador o pegados al teléfono móvil. El escaso ejercicio que se hace contribuye significativamente al sedentarismo, un estilo de vida que no promueve otra cosa que ganar y ganar peso.

Por esta razón, lo más recomendable es sacar unos minutos, un rato, un ESPACIO durante el día para hacer ejercicio. Salir a trotar, a caminar o ejercitarse en casa, puede ser un factor esencial a la hora de perder peso. Y claro, son muchas las desventajas que produce no hacerlo. ¡Anímate! ¡Levántate un rato y suda ese cuerpo!

5. Vivir estresada a diario

¿Te ha pasado que cuando te sometes a momentos estresantes sientes más hambre y comes lo que se te antoja? La razón es que, al elevarse los niveles de estrés, nuestro cuerpo produce una mayor cantidad de glucosa a fin de proporcionar más energía. Esto con la finalidad de ayudarnos a “salir” de esa situación estresante.

Pero, un momento, ¿y si no se trata de una situación puntual? ¿Qué pasaría si sometes a tu cuerpo a un constante y continuo estrés? Pues que los niveles de insulina aumentan sin parar y con ello se dificultará enormemente la pérdida de peso.

Así que, ¡RELAJATE! Recuerda: problema no es problema si tiene solución.

6. Problemas de sueño

Tener inconvenientes para conciliar el sueño, es un impedimento más a la hora de rebajar. No es raro que a las personas que no duermen lo suficiente les cueste mucho más perder peso. Y es que, al no dormir, nuestro metabolismo se ve afectado y el cuerpo suele pedir más comida de la necesaria.

¿Alguna vez te has quedado con el móvil hasta tarde en la noche y justo a la hora de dormir sientes hambre? Pues resulta que los niveles de grelina aumentan y la sensación de apetito se activa con ella. Así que terminas comiendo más y tu peso no se reduce ni un poquito.

7. Comes una cantidad excesiva de alimentos saludables

Ahora bien, tal vez te han vendido la idea de que para rebajar necesitas consumir alimentos integrales. Galletas integrales, arroz y pasta integral, bebidas azucaras “sin azúcar” … Pero lo cierto es que, sigues añadiendo este tipo de alimentos en tu rutina, y eso no contribuye a que tu peso reduzca.

Entonces, ¿qué debes hacer? Lo mejor es que empieces a excluir algunos alimentos. Por supuesto, todos los grupos alimenticios son buenos, pero si tienes frecuentes problemas con el tema del peso, tienes que empezar a disminuir significativamente la cantidad de carbohidratos en tu menú, por ejemplo.

¡LA ENSALADA Y EL TÉ NO HARÁN EL MILAGRO POR SÍ SOLOS!

8. Haces uso del método “TODO O NADA”

A ver, es día domingo y dices: “Mañana lunes comienzo la dieta, cero carbohidratos, cero chocolates, cero refrescos y a comer ensalada y pollo a la plancha se ha dicho”. ¿Cuánto tiempo duras con eso? Tranquila, no eres la única. Incontables mujeres intentan bajar de peso eliminando todo lo RICO de comer, pero lamentablemente no lo logran.

Y la verdad, esta restricción calórica lo que hace es que tu cuerpo sufra y tu metabolismo se dañe. La mejor idea es que vayas disminuyendo las porciones y calorías gradualmente. De este modo, evitarás pasar hambre por un buen tiempo y terminar dándote atracones de todo lo que consigues en la nevera y despensa.

9. No tienes expectativas realistas

Llegando al final de nuestro recorrido por los diez problemas comunes que impiden perder peso, nos encontramos con las expectativas irreales. Si llevas años teniendo una rutina alimenticia desordenada y no has ejercitado tu cuerpo debidamente, NO puedes esperar tener la figura ideal de un día para otro.

Por otro lado, las famosas dietas mágicas donde te ofrecen perder peso en unos cuantos días no funcionan. Y terminas obteniendo el bendito efecto rebote que no hace otra cosa que desmotivarte por completo. Es mejor que tengas expectativas reales y comiences a alimentarte y ejercitarte de manera equilibrada.

10. No miras otra cosa que la báscula

Un último problema que mencionaremos es la obsesión que puede generar el deseo de perder peso. Digamos que: ya tienes una alimentación adecuada, haces ejercicio, duermes lo suficiente, bebes la cantidad de agua correcta y ya no vives estresada. Con todo, ¡Sigues viendo el mismo peso cada vez que te paras en la báscula!

“DIOS ¿QUÉ TENGO QUE HACER AHORA?”

Bueno, te alegrará saber que, aunque no estés perdiendo peso corporal, es posible que estés perdiendo volumen. De modo que, la balanza no es el único indicativo de que estás poniéndote en forma, ya que es posible que estés ganando músculo y perdiendo grasa. Suena bien, ¿no?

  • Una idea: usa la cinta métrica, pruébate la ropa que habías dejado de usar y ya verás los resultados que obtienes.

Recuerda: perder peso no se trata de una dieta extrema un día y, completo descontrol al siguiente. Lo mejor es que lleves un estilo de vida, de alimentación y ejercicio equilibrado, será lo más conveniente para tu figura y sobre todo para tu salud.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

CEO y Fundadora de AMBICIOSA, ayudando a todas las mujeres a Sentirse mejor, Rendir más y verse mejor. Competidora a nivel internacional en Remo, consiguiendo más de 20 de medallas de oro Nacionales y Europeas. Para progresar en su deporte. Acabó certificándose en health and fitness through effective training and nutritional strategies (salud y fitness por medio de entrenamientos efectivos y estrategias de nutrición) en Crossfit, un certificado aprobado por la ANSI y por la ACCME. 

Nuria Barrios

¡HOLA, SOY NURIA!

Ambiciosa es Salud, Fitness y Apoyo que ayuda a las mujeres a crear un estilo de vida y un cuerpo que les guste.

Como Construir tu Mejor Estrategia para Cambiar Tu cuerpo

BUSCAR: