¿REALMENTE NECESITAS CONTAR LAS CALORÍAS? - Ambiciosa

¿REALMENTE NECESITAS CONTAR LAS CALORÍAS?

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Contar las calorías estaba de moda, se ha convertido en una práctica anticuada y vuelve de repente con la popularización de dietas más flexibles. Estas dietas se basan en una cierta cantidad de energía y una cantidad predeterminada de macronutrientes. ¿Pero realmente necesitas contar las calorías?


CONTAR LAS CALORÍAS PUEDE SER INCLUSO EFECTIVO…

 

Un estudio publicado en la revista académica Obesity, realizado con 140 personas, concluyó que el hecho del autocontrol puede conducir a adelgazar. No importa si el recuento de calorías está detallado o por encima, es más efectivo si se hace después de las comidas.

Los investigadores vieron que los participantes que lograron perder peso pasaron un promedio 23 minutos al día registrando las calorías en las aplicaciones al comienzo de la investigación. Incluso reduciendo la frecuencia de conteo, continuaron perdiendo peso.

Sin embargo, hicieron una advertencia: atascarse con aplicaciones que cuentan las calorías puede causar daños a la salud mental y emocional. Así que, nosotros desde Ambiciosa, no aconsejamos el conteo de calorías.

…PERO NO TODAS LAS CALORÍAS SON IGUALES…

Es una frase extraña, ¿verdad? Pero tiene mucha base. En la práctica, las calorías del jugo de uva y el pan que consume en el desayuno no se pueden intercambiar por las mismas calorías de los refrescos y el pan ligero. En otras palabras, lo que importa es la calidad de la caloría y cómo se metaboliza. Explicamos más a continuación.

 

El cálculo calórico original se basa en el método del siglo XIX del químico americano Wilbur Atwater. Quemó comida en el laboratorio y midió la cantidad de energía que liberaban.

Las calorías son «la cantidad de calor suficiente para aumentar en 1 grado centígrado la cantidad de 1 mililitro de agua». Las pruebas de Atwater mostraron que los carbohidratos y las proteínas proporcionan 4 kcal/g, y las grasas generan 9 kcal/g y los carbohidratos 4 kcal/g. Pero nuestra digestión es mucho más compleja que «quemar comida con un soplete».

 

¿Conoces la recomendación de comer 2.000 calorías al día? ESTO COMO VA A SER. El valor cambia según el peso de cada uno de nosotras y según nuestros hábitos de actividad física. El equilibrio energético vale como referencia, pero hoy sabemos que más importante que las calorías de los alimentos es su densidad nutritiva. En la práctica, no es lo mismo comer 100 calorías de una fruta que de una galleta rellena.

Pero si contar las calorías te ayuda a cuidarte más a la hora de comer. Serías la persona indicada para esto.

PENSAR EN TU METABOLISMO ES UN NEGOCIO…

En lugar de contar las calorías, debes pensar en tu metabolismo. Un ejemplo simple y práctico para que lo entiendas. Si tú y tu mamá coméis una manzana de 70 calorías, la fruta no tendrá el mismo efecto.

Eres una joven saludable y, en teoría, tienes un metabolismo más rápido. Así que esta manzana de 70 calorías puede tener el efecto de 57 calorías. Pero para tu madre puede ser el 82. Cada cuerpo genera un propio conteo de calorías matemáticas diferentes debido a la microbiota intestinal.

Ahora piensa en otro ejemplo: 500 calorías en un plato de pasta (carbohidratos) y 500 calorías en una porción de filete (proteínas). ¿Sabías que tu cuerpo necesita de 5 a 15% de energía para digerir los carbohidratos (y las grasas), pero de 20 a 25% para procesar las proteínas? ¿Y que tu cuerpo puede manejar mejor un grupo de alimentos que otro?

La forma en que se absorbe y metaboliza cada alimento varía de una persona a otra, y depende de factores tan distintos como la masa muscular, la altura y el peso. Con el envejecimiento, también hay una tendencia a perder masa magra y aumentar la masa grasa. Y hay factores genéticos.

 

Así es. La caloría, al final, no es exacta. Un alimento de alta calidad nutricional hace que el metabolismo funcione rápidamente. Los alimentos enteros y crudos, por ejemplo, dificultan la masticación y la digestión, y requieren más energía. Por lo tanto, lo importante es entender el gasto metabólico basal.

…Y PARA TENER UNA BUENA DIETA AÚN MÁS

En los últimos años, las calorías se han demonizado, y ha habido un auge de los productos light/dietéticos. Pero el edulcorante es algo complejo. El refresco ligero que bebes puede tener menos calorías que el zumo de uva entero, pero tiene una alta concentración de edulcorantes y conservantes.

El resultado: el metabolismo se ralentiza, dificultando la absorción de lo que se ingiere, pero luego viene el hambre. El caos.

Pero como no todo es tragedia, puedes cuidar tu alimentación haciendo combos que ayuden con el recuento calórico.

La combinación de hierro y vitamina C (zumo de limón, por ejemplo) es genial. Cálmate: los frijoles con la naranja encima siguen siendo muy calóricos. Otra buena combinación es el calcio y la vitamina D (yema de huevo con queso parmesano). La combinación y la calidad de la comida es lo mejor que se puede hacer.

Si quieres una alimentación saludable, sin conteo, y con una dieta equilibrada, visita nuestra APP, una nutrición semanal.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

CEO y Fundadora de AMBICIOSA, ayudando a todas las mujeres a Sentirse mejor, Rendir más y verse mejor. Competidora a nivel internacional en Remo, consiguiendo más de 20 de medallas de oro Nacionales y Europeas. Para progresar en su deporte. Acabó certificándose en health and fitness through effective training and nutritional strategies (salud y fitness por medio de entrenamientos efectivos y estrategias de nutrición) en Crossfit, un certificado aprobado por la ANSI y por la ACCME. 

Nuria Barrios

¡HOLA, SOY NURIA!

Ambiciosa es Salud, Fitness y Apoyo que ayuda a las mujeres a crear un estilo de vida y un cuerpo que les guste.

Como Construir tu Mejor Estrategia para Cambiar Tu cuerpo

BUSCAR: