¿QUÉ ES LA RESILIENCIA? ¿Los tipos? ¿Características? Los pilares... - Ambiciosa

¿QUÉ ES LA RESILIENCIA? ¿Los tipos? ¿Características? Los pilares…

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

La palabra resiliencia viene del latín: Resilire, que significa «volver». Se asocia con la capacidad de cada persona para hacer frente a sus propios problemas, para sobrevivir y superar los momentos difíciles frente a situaciones adversas y para no ceder a la presión, independientemente de la situación.

Los estudiosos dicen que necesitamos este trastorno, este caos, para sobrevivir y crecer. El beneficio de la experiencia del estrés hace que el ser humano sea mejor que antes. Además, las personas que tienen capacidad de recuperación tienden a llevar una vida más significativa y a desarrollar relaciones más armoniosas con los que les rodean, porque son individuos que tienen una visión más optimista de la vida.

Y tú, ¿qué haces en tiempos de adversidad? ¿Qué haces cuando los problemas parecen perseguirte? ¿Eres del tipo que, ante un contratiempo, llora, corre o se enfrenta? Saber que hay personas que, además de enfrentarse a los problemas, son capaces de beneficiarse de ellos, aprender y crecer emocionalmente. Tienen razones para no renunciar nunca a sus metas y objetivos. Las personas con estas habilidades son consideradas personas resilientes.

Los invito a unirse a esta lectura y a comprender mejor lo que es la resiliencia, así como sus beneficios para nuestro desarrollo personal.

El significado de la resiliencia

 

La resiliencia muestra si una persona puede o no trabajar bien bajo presión. Es más que la educación, la experiencia, la formación. El nivel de resiliencia de un individuo determina quién tendrá éxito y quién se perderá en el camino. Cuanto más resiliente sea alguien, más fuerte y más preparado estará para afrontar las adversidades de la vida.

El éxito es el resultado de innumerables caídas y derrotas, que el individuo puede ver como oportunidades de aprendizaje y crecimiento. Y la resiliencia es el resultado del aprendizaje de la vida, que hace posible que cualquiera pueda desarrollarla. Las personas que se vuelven resilientes siguen teniendo la capacidad de creer en sí mismas y tienen más confianza para hacer frente a los desafíos que surgen en el camino.

¿Sabía que los que tienen mayor resiliencia producen mejor, están más concentrados y son más felices? Quienes responden a las adversidades de la vida con mayor rapidez y flexibilidad salen de un momento de crisis mucho más fácilmente que una persona con una baja tasa de resiliencia, ya que tienden a quedarse atascados en el sufrimiento o la dificultad que están experimentando. El individuo resiliente encuentra maneras de renovarse para alcanzar su meta más alta.

Ventajas de ser una persona resiliente

 

El término resiliencia proviene de la física para designar la capacidad de algunos materiales para absorber el impacto y volver a su forma original.

Cuando se trata del comportamiento humano, la resiliencia está ligada a la capacidad, así como a la habilidad que cada persona tiene para enfrentar y superar la adversidad. Transformar las experiencias no tan buenas en aprendizaje y oportunidades de cambio, para dar la vuelta y seguir adelante.

Una persona resiliente es capaz de hacer frente a crisis, problemas, traumas, pérdidas, adversidades graves, transformaciones, desafíos y mucho más, elaborando situaciones y recuperándose de ellas. La persona resiliente, además de soportar la presión, sigue aprendiendo de sus dificultades y desafíos, utiliza su flexibilidad para adaptarse y su creatividad para encontrar soluciones alternativas.

Características de un individuo con una alta tasa de resiliencia

 

Las personas resilientes tienen características que son fácilmente identificables por todos los que las rodean. Echa un vistazo a algunos de ellos abajo:

Confianza en sí mismo

Es la convicción de que uno es capaz de hacer o lograr algo, y de hacerlo muy bien, logrando los objetivos deseados. Esta competencia personal está directamente relacionada con una alta autoestima.

Persistencia

Demuestra la capacidad de perseverancia de las personas que tienen tenacidad y fuerza de voluntad, con ideas claras, y que luchan para lograr lo que se proponen. Son individuos conscientes de que para «ir más allá», para ganar en la vida, tienen que levantarse después de la caída. Saben que la verdadera clave del éxito personal y profesional reside en la persistencia en la lucha por un objetivo, independientemente de los obstáculos.

Optimismo

Cree que las cosas pueden cambiar para mejor. Tiene esperanza a gran escala. Es proactivo, efectivo y está convencido de su capacidad para controlar su propia vida.

Empatía

Capacidad de comunicarse entre sí, de ser agradecido, de hablar el idioma del receptor de tal manera que se le entienda y se le entienda. No se trata, como se cree comúnmente, de «ponerse en el lugar del otro», sino de estar realmente dispuesto a comprender al otro.

Creatividad

Se asocia con la capacidad de producir, de innovar, diferenciándose de los medios comunes o tradicionales. Es el proceso de hacerse sensible a los problemas, identificar la dificultad y buscar soluciones. Son personas que «piensan fuera de la caja» y están dispuestas a enfrentar desafíos.

Flexibilidad

Una persona flexible se adapta muy fácilmente a diferentes situaciones, actividades y entornos. Esta capacidad es ventajosa, sobre todo en empresas con sectores diversos, que requieren desempeños variados, con funciones multifacéticas. Ser flexible es la certeza de una buena relación interpersonal dentro de la empresa.

Sabe cómo manejar las emociones

Las personas resilientes son capaces de hacer frente con serenidad a las situaciones de alta presión y de estrés, de leer bien el entorno estresante y de tomar medidas para reorientar su comportamiento.

 

Características de un individuo con una baja tasa de resiliencia

 

Ahora es el momento de analizar el perfil de las personas que no son tan resilientes y todavía necesitan mejorar esta capacidad en sus personalidades.

 

Dificultad para tomar decisiones

La persona es muy racional. La zona de confort impide que enumere los puntos positivos de cada elección. Situaciones comunes como el cambio de trabajo, por ejemplo, los dejan en un estado de shock, parálisis y pueden reflexionar sobre no tomar la decisión correcta.

Pérdida de confianza en sí mismo

Viene seguido de grandes fracasos, pérdidas de trabajo, divorcios, relaciones finales. Cualquiera que haya pasado por esto sabe de lo que estoy hablando. La frustración y la inseguridad vienen junto con la exposición de todos los sentimientos que no nos gustaría que nadie viera. La autoestima baja y perdemos nuestro valor. Muchos logran avanzar, excepto el que tiene poca resiliencia.

Poca creatividad

No puede sensibilizarse a los problemas, es difícil ampliar los conocimientos, no busca soluciones, no formula hipótesis, no comunica bien los resultados.

Baja inteligencia emocional

 

La persona con baja capacidad de recuperación es incapaz de reconocer y evaluar sus sentimientos y los de los demás. Tiene gran dificultad para lidiar con estos sentimientos en la vida cotidiana. No manejan bien sus emociones.

Pesimismo

 

Siempre ves el peor lado de esto. Aunque las condiciones sean buenas, sólo ve el lado negativo. Generalmente el pesimista suele contaminar el ambiente con su astral negativo. Cambiar este cuadro es de importante relevancia para sus relaciones interpersonales.

Las emociones conflictivas

Esta es una persona que no puede trabajar a través de estas emociones, no puede superarlas. No los identifica claramente, pero es muy importante que tome conciencia de que existen y son suyos.

Dificultad en las relaciones sociales

 

No puede relacionarse bien con la gente, tiene gran dificultad para dar y recibir, no sabe el momento adecuado para escuchar, o mejor dicho, sólo quiere hablar, y hablar de sí misma, tan sola. No le interesa la vida de la gente, lo que en muchos casos es un comportamiento que lleva a la vanidad, al orgullo.

Si eres parte de este grupo de individuos con baja resiliencia, la buena noticia es que, a través del Coaching, se puede trabajar y desarrollar esta competencia humana, para que tengas un mejor rendimiento profesional y personal.

Ser resiliente es saber cómo transformar toda forma de energía negativa en energía positiva.

Un conjunto de creencias hace que la flexibilidad – una característica importante de los resilientes – le permita superar y trascender los obstáculos de la vida. El resiliente sufre pérdidas, decepciones, y sin embargo, como en el coro de la canción: «Levántate, sacude el polvo, y ve alrededor».

Resiliencia en el trabajo

 

En medio de tanta presión y estrés, e incluso de la actual situación económica de nuestro país, que, por mucho que parezca, golpea hoy en día a los más diversos tipos de entornos de trabajo, la capacidad de recuperación es una característica clave para las organizaciones, que necesitan contar con una fuerza de trabajo resiliente en sus equipos.

Esto se debe a que, a través de esta gran capacidad, las personas son capaces de trabajar de una manera más asertiva, sin ser sacudidas tanto por los problemas, centrándose mucho más en la solución de estos problemas que, específicamente, en ellos mismos.

Pensando en esto, es decir, en la importancia de la resiliencia en el entorno laboral, comparto a continuación algunos consejos sobre cómo desarrollar mejor sus características de resiliencia, no sólo en el entorno profesional, sino también fuera de él.

Aumenta tu flexibilidad

 

El profesional que tiene esta característica bien definida, por consiguiente trata muy bien los conflictos, resuelve los problemas de la rutina de trabajo más fácilmente. También significa que son personas que tienden a armonizar con las diversas circunstancias que se les presentan.

La flexibilidad implica no limitarse a una sola forma de tratar un problema. Tienen que adaptarse a las diversas situaciones que se presentan. También significa considerar varias perspectivas sobre la situación que está enfrentando.

 

Aprende de los errores del pasado

 

Sacar lecciones de las tareas que ya se han realizado es primordial para convertirse en una persona más resiliente y profesional. Saber aprender de los errores anteriores ayuda a no repetirlos. Por lo tanto, es esencial centrarse en la parte positiva de estos errores y pensar en diferentes maneras de actuar en caso de que haya que superar algún problema similar en el futuro.

Es importante centrarse en las diferentes formas de comportarse y no sólo en lo que se ha hecho mal en el pasado.

Tener hábitos saludables

 

Las actividades que haces fuera del horario de trabajo también te ayudarán a ser un mejor profesional. A menudo, el estrés que generan las presiones de su profesión se acumula, lo que hace necesario, por lo tanto, que no deje que esto le sacuda en situaciones futuras, ya que puede llevarle a cometer errores.

En este sentido, es necesario, por lo tanto, aliviar el estrés. Hay innumerables hábitos que puedes adoptar para mantener tu mente ligera. Algunos ejemplos son la práctica de ejercicios físicos, aunque sea durante 30 o 20 minutos diarios; practicar actividades que estimulen la creatividad, como el dibujo o la escritura; leer libros que no estén relacionados con su trabajo; aprender a meditar; entre muchos otros.

Cultivar relaciones positivas

 

El cultivo de relaciones interpersonales positivas es de extrema importancia, porque somos esencialmente seres sociales, y por lo tanto, mantenerse encerrado no es exactamente la respuesta a una vida mejor.

Otro aspecto es que la gente de tu círculo social es capaz de enseñarte y mostrarte otro punto de vista sobre las cosas de tu vida, así que aprendes a tener una visión más amplia de los acontecimientos y desarrollas formas eficientes de sobresalir y superar los retos.

Además, las personas en las que confíe serán probablemente las que le apoyen o ayuden cuando esté pasando por un momento difícil.

El desarrollo de su capacidad de recuperación es algo en lo que realmente debe invertir, ya que las dificultades, los desafíos y los cambios forman parte de la vida de todos y cada uno de los seres humanos, e invariablemente pasará por todos ellos. Por lo tanto, lo que lo diferenciará y lo hará una persona exitosa y próspera será la forma en que se posicione frente a todas y cada una de las situaciones adversas que se presenten en su camino.

Piensa en todas las cosas que he compartido aquí contigo, y mejora aún más tu capacidad de convertirte en una persona altamente resiliente.

Ahora dime, Ser de Luz: ¿te gustó mi artículo? ¿Qué hace en su vida diaria para aumentar aún más su resiliencia?

Deja tu comentario y recuerda siempre no olvidarte nunca de compartir este contenido en tus redes sociales, para que tus amigos también sepan lo que tienen que hacer para ser más resilientes.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

CEO y Fundadora de AMBICIOSA, ayudando a todas las mujeres a Sentirse mejor, Rendir más y verse mejor. Competidora a nivel internacional en Remo, consiguiendo más de 20 de medallas de oro Nacionales y Europeas. Para progresar en su deporte. Acabó certificándose en health and fitness through effective training and nutritional strategies (salud y fitness por medio de entrenamientos efectivos y estrategias de nutrición) en Crossfit, un certificado aprobado por la ANSI y por la ACCME. 

Nuria Barrios

¡HOLA, SOY NURIA!

Ambiciosa es Salud, Fitness y Apoyo que ayuda a las mujeres a crear un estilo de vida y un cuerpo que les guste.

Como Construir tu Mejor Estrategia para Cambiar Tu cuerpo

BUSCAR: