Dieta saludable en cuarentena: ¿es posible? - Ambiciosa

Dieta saludable en cuarentena: ¿es posible?

En lugar de seguir una dieta saludable, lo que más escuchamos es que las personas recurren a la comida chatarra en este período de cuarentena.

«¡Devolveré una pelota de esta cuarentena!» Seguro que habrás escuchado o incluso dicho esa frase en esta época atípica que estamos viviendo. Este aislamiento social (necesario para evitar y prevenir el contagio del coronavirus, preservando nuestro sistema de salud) afecta también a nuestro físico y psicológico.

Este cambio brusco en la rutina de muchas personas en el mundo ha provocado que varios ámbitos de la vida cambien, entre ellos y sobre todo la diferencia en el equilibrio …

Y por eso vine para ayudarte a no caer en las tentaciones de ese momento, donde es muy tentador picar comida.

ANSIEDAD Y ESTRÉS DENTRO DEL HOGAR

La convivencia excesiva entre las personas de tu hogar, las peleas familiares, el estrés de trabajar a distancia (cuando muchas personas aún no han construido este hábito), la oscilación de internet y el hecho de que no puedas salir de casa por nada, pueden provocar ansiedad y estrés, Si.

Lo que tal vez no sabías es que ciertos alimentos pueden empeorar la ansiedad y otros pueden calmarlo.

Es importante señalar que los niveles de azúcar en sangre deben mantenerse estables, con la distribución de pequeñas comidas a lo largo del día. Exactamente, la cuarentena no es un momento para dietas restrictivas u olvidarse de comer.

Una dieta contra la ansiedad debe incluir alimentos ricos en: magnesio, omega-3, fibra y triptófano. Estos alimentos ayudan a regular la flora intestinal y aumentan la producción de serotonina, la hormona del bienestar.

Para paliar esta sensación prioriza el consumo de estos alimentos a continuación:

– Omega 3: atún, salmón, sardinas, linaza, chía, castañas y aguacate;
Magnesio: chía, castañas, plátanos, alcachofas, espinacas, remolachas, yogur natural y cereales integrales, como arroz integral y avena;
Triptófano: carnes, pollo, pescado, huevos, plátanos, queso, cacao, chocolate amargo y maní;
Vitaminas del complejo B: arroz integral, avena y otros alimentos como plátanos, espinacas y otros vegetales verdes;
Vitamina C y flavonoides: frutas cítricas, como naranja, piña y mandarina, chocolate y verduras frescas;

Alimentos que pueden empeorar la ansiedad y deben evitarse:
Bebidas azucaradas, como jugos industrializados, refrescos y bebidas energéticas;
– Harinas blancas, tortas, galletas, snacks y panes blancos;
– Exceso de cafeína, presente en el café, mate y té negro;
– Bebidas alcohólicas;
– Cereales refinados, como arroz blanco y pasta blanca;
– Grasas malas, como las que se encuentran en las salchichas, salchichas, jamón, mortadela, galletas rellenas y comida rápida;

HAMBRE EMOCIONAL

A menudo, cuando el aburrimiento nos consume y tenemos poco de qué lidiar, recurrimos a un buen amigo: la comida. O mejor dicho … el caramelo. ¿Qué se llama realmente hambre emocional, es ese hambre selectiva, generalmente la que pide un dulce. Una buena forma de identificar esto es que en el hambre fisiológica, el vientre ronca, ¡y comerías cualquier cosa!

¿Y cómo evitar que este hambre emocional nos consuma y no caer en la tentación de los distintos snacks procesados?

  • Come ensalada antes de las comidas principales. Entonces tu estómago ya entiende que necesita funcionar. De esa manera también «engañas» a tu cerebro. Parece que se come más dividiendo la comida en varios platos pequeños que si hubiera una ensalada al lado de la comida.
  • Mastique bien para mejorar la digestión de los alimentos.
  • Elija alimentos voluminosos ricos en fibra y agua, como frutas, verduras y legumbres.
  • Evite el azúcar. Puede engañar este hambre, pero el azúcar refinada de alimentos como las galletas rellenas se absorbe y digiere rápidamente en el cuerpo, lo que hace que el hambre regrese más rápido.
  • Beber agua.
  • Duerma bien, al menos 8 horas de sueño.

UNA DIETA SALUDABLE AYUDA A FORTALECER SU INMUNIDAD

Con un virus como este diseminado por el mundo, debemos ser conscientes de nuestra inmunidad para poder prevenirnos cada vez más (además de lavarnos muy bien las manos, evitar aglomeraciones y contacto físico).

Aquí hay algunas pautas para mantener nuestra inmunidad actualizada:

– ¡Bebe mucha agua! No olvides hidratarte bebiendo al menos 2 litros de agua al día.
– Incrementar el consumo de alimentos ricos en vitamina C (ej: limón, naranja, guayaba, kiwi, fresa, brócoli, pimientos …)
– Consuma estos alimentos mencionados anteriormente, junto con comidas abundantes, principalmente el almuerzo y la cena.
– No corte los alimentos energéticos: carbohidratos de buena calidad y grasas de buenas fuentes
– MUCHA moderación en el consumo de alcohol y azúcares. En exceso debilitan la inmunidad
– Incluir alimentos antiinflamatorios como propóleos, cúrcuma, jengibre a diario
– Evita periodos muy largos en ayuno
– Lávese bien las manos siempre que llegue a casa y antes de consumir alimentos.
– Evitar en la medida de lo posible noches de insomnio, no duerma poco, al menos 7-8 horas por noche, para descansar y no estresar el cuerpo al bajar la inmunidad

EJERCICIOS EN CASA

Sí … sé que el enfoque de esta publicación es una dieta saludable, pero aún así es muy importante hablar de ejercicio. Tu cuerpo necesita movimiento. Incluso con los gimnasios cerrados, ¡no hay excusa para no hacer ejercicio!

Cualquier actividad es mejor que ninguna: apuesta por apps de entrenamiento y dale una oportunidad a circuitos hechos con el peso corporal o con accesorios como elásticos.

¡Ah! Hablando de ejercicios en casa, ¿has oído hablar de Desafío Ambiciosa 60 días? Allí tenemos un entrenador personal que pasa grandes entrenamientos para quemar grasa dentro de casa.

VOLVER A LA DIETA SALUDABLE … ¡HORA DE IR AL MERCADO!

En este punto debemos pensar en alimentos ligeros, que tienen mayor durabilidad, que no son procesados ​​con bajo valor nutricional.

Para mantener nuestro stock de proteínas, lo ideal es comprar carnes magras, como pollo o pescado y comparar lo necesario durante al menos 7 días. La forma ideal de hacer que duren más en su hogar es congelar las porciones adecuadas. Es importante recordar que una vez descongelado, no se puede volver a congelar, por lo que es importante preparar porciones para una comida.

Los alimentos no perecederos como arroz integral, frijoles, garbanzos, lentejas, entre otros, también son imprescindibles. Porque duran más en la despensa y no tienes que comprarlos muchas veces a la semana, como las verduras, son grandes aliados para tu dieta.

Hablando de verduras … ¿Sabes cómo almacenar bien tus hojas? Lo ideal para que tu lechuga o perejil no se pudra es almacenarlos con una toalla de papel semihúmeda encima para que mantengan la tersura de la hoja y no pierdan su frescura.

¡Ah! Algunas hojas, como la col rizada, también se pueden saltear y congelar, sin ningún problema.

Aviso importante para el tiempo de mercado: no almacene alimentos. Compre solo lo que necesite para no perderse otras personas. En momentos como estos, es importante unir fuerzas.

Creo que después de tantos consejos, fue fácil mantener una dieta saludable en casa, ¿verdad?

¡Compartir artículo!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Nuria Barrios Ambiciosa

Ambiciosa Nuria