Emocional, social, específico o fisiológico: ¿cuál es tu tipo de hambre? - Ambiciosa

Emocional, social, específico o fisiológico: ¿cuál es tu tipo de hambre?

¿Alguna vez te has parado a pensar, en el transcurso de un día, cuántas veces has ingerido algún alimento porque tenías mucha hambre o por alguna otra razón?

El aburrimiento, la ansiedad, los recuerdos afectivos e incluso las convenciones sociales nos inducen a comer más de lo que el cuerpo necesita en cuanto a nutrientes.

Nos acostumbramos a llamarlo impulsos o antojos. Sin embargo, tienen más que ver con estados emocionales que con necesidades fisiológicas. Este deseo de comer suele tener su raíz en recuerdos agradables, que se han ido adquiriendo a lo largo de la vida, relacionados con la comida. Y no siempre deben reprimirse: complacer el deseo de comer algo, así como comer por placer, incluso sin hambre física, está bien, siempre que no haya sensación de pérdida de control o sufrimiento por el sentimiento de culpa o arrepentimiento desproporcionado.

Lo que te cuento aquí es sentido común. Hay formas sencillas de controlarlo; sin embargo, si no funcionan, puede ser el caso de que tal vez necesites buscar ayuda profesional.

Para empezar, es fundamental regular el hambre fisiológica. Pero por favor, olvida la regla de comer cada tres horas. Hoy en día se sabe que cada persona tiene su propio intervalo biológico particular. Así que tienes que ser consciente de las señales que te da tu cuerpo. Otra orientación es evitar dietas que restrinjan grupos de alimentos específicos, porque este hábito puede desorganizar la fisiología del equilibrio entre el hambre y la saciedad. El resultado es el efecto rebote cuando hay un aumento de la sensación de hambre.

Hambre Fisiológica

Es el hambre que surge de la necesidad de ingesta de nutrientes por parte de nuestro organismo. En otras palabras, el hambre “real”, que no va acompañada de aspectos emocionales. Y este hambre no tiene el mismo ritmo o tamaño para todos: las características genéticas y ambientales marcan la diferencia.

Para quienes no tienen ningún trastorno de la alimentación o enfermedad metabólica, se puede identificar por el malestar gástrico, es decir, esa vieja sensación de «retumbar del estómago» o «estómago vacío». Si no está saciado, el cuerpo intenta utilizar otros recursos a los que atender, como sensación de debilidad y mareos, dolor de cabeza, cansancio, etc.

Hambre Social

Simplemente comes cuando te toca, pero luego vas a una fiesta donde puedes disfrutar de dulces o galletitas saladas, incluso sin tener hambre fisiológica. O ir al cine después de cenar… ayyy… ¡no puedo resistir el olor a palomitas de maíz en el acto y comprar el paquete más grande de inmediato! En definitiva, el hambre social, ese deseo de comer que surge en situaciones relajadas de encuentros entre personas, en las que hay un aporte irresistible de comida.

Hambre Emocional

Es cuando el acto de comer, implica una determinada situación emocional, buena o mala, en la que comer es una «compensación» o un «merecimiento». A menudo se desencadena por situaciones de ansiedad, angustia, depresión o alegría extrema. Generalmente, los alimentos más populares en este caso son los dulces o la harina (que se convierten en azúcar en el organismo). Ambos estimulan una parte del cerebro vinculada al placer. También puede surgir por fluctuaciones hormonales que son típicamente femeninas, pero incluso en este caso, también hay un componente cultural. Si quieres aprender más sobre el hambre emocional haz click en el texto rosa.

Hambre Específica

¿Conoces ese impulso de comer un alimento específico? Es un aspecto del hambre fisiológica o emocional, y generalmente involucra alimentos preferidos por la persona o que no se han probado durante algún tiempo. Al igual que el hambre emocional, a menudo se desencadena por recuerdos placenteros relacionados con la comida.

Otros tipos de hambre

Si quieres saber más sobre otro tipos de hambres, y ampliar un poco más la información de una forma más divertida, puedes pinchar aquí en el Episodio 12 del Podcast La Voz Ambiciosa de Nuria Barrios.

¡Compartir artículo!
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Nuria Barrios Ambiciosa

Ambiciosa Nuria